Karim

UN REBELDE SIN PAUSA

KARIM RASHID

Forjador cultural, artista e inconformista, son sólo algunos de los calificativos que definen a Karim Rashid y de los que se siente orgulloso. Aprovechando el lanzamiento de las nuevas versiones de su galardonada colección Ottawa, hablamos con el mundialmente famoso diseñador acerca de su proceso de trabajo, su definición del éxito y el hecho de que, en contra de lo que se crea, él es el típico virgo con los pies en la tierra.



¿Cuál sería tu definición de diseño?

El diseño consiste en trabajar aplicando criterios contemporáneos para modelar nuestras experiencias futuras como seres humanos. En consecuencia, se trata de trabajar con la industria para crear calidad, mejora y evolución.



Describe brevemente tu proceso de trabajo

Cada proyecto es distinto y, normalmente, el proceso de diseño también lo es. Es mi diversidad la que me otorga la capacidad de practicar una polinización cruzada de ideas, materiales, comportamientos, estética y lenguaje entre una tipología y otra. Lleno libros de bocetos con mis conceptos y luego regreso con mis diseños al estudio. Es imprescindible empezar con el concepto y, después, desarrollar una forma que gire en torno a él. Se trata de pensar en una idea tanto a nivel escultórico como conceptual. Mi equipo crea modelos en 3D de mis ideas e investiga materiales y procesos de producción, y nunca olvido que el resultado final debe ofrecer algún tipo de mejora con respecto al arquetipo.

 

¿Qué hace que un mueble sea exitoso?

Es una pregunta interesante y difícil de responder. Cuando miro atrás y pienso en mis diseños más exitosos (y yo defino el éxito en términos de que a los consumidores les guste el diseño, no por premios o museos), todos coinciden en varios aspectos. Son extremadamente funcionales y hacen la vida más fácil, ofrecen cierto grado de flexibilidad o son muy cómodos, y cuentan con una buena tecnología de producción para fabricarlos. Todos son minimalistas, pero sensuales y humanos a la vez.



Tienes más de 3,000 diseños en el mercado y has ganado más de 300 premios. ¿Qué te mueve a seguir trabajando y a este ritmo tan prolífico?

Creo que todo lo nuevo que sea físico tener una postura o reflejar la era digital de una forma u otra, ya sea un método de producción, un material nuevo, un lenguaje digital o una nueva forma de vivir. Si compro un auto hoy, espero ver formas nuevas y hermosas, colores y acabados, la más reciente tecnología, la más alta tecnología, la mejor seguridad y eficiencia y un lenguaje y sensibilidad acorde al tiempo en el que vivimos. A las personas les gusta asumir que el diseño solo tiene relación con las tendencias superficiales, pero es realmente la tecnología la que nos impulsa. El diseño industrial es liderado por diseñadores que acogen las nuevas tecnologías, ya sea la composición química de un material, un método de producción o una innovación mecánica. Mis diseños se basan en las más recientes tecnologías de producción.

¿Cómo ha influido Egipto tu trabajo, si es que ha influido en algo?

No puedo decir que mi herencia egipcia ha forjado conscientemente mi concepto de diseño, pero todos tenemos algo en nuestro ADN que viene inconscientemente. Por ejemplo, hace tan solo 10 años me di cuenta que mis símbolos son parecidos a jeroglíficos egipcios. Nunca antes me detuve a pensar en eso y me pregunté por qué desarrollé un lenguaje durante 30 años. Me tomó 44 años regresar a Egipto, luego que mi familia y yo nos mudamos a Inglaterra en 1962. Tan pronto llegué a El Cairo, pude sentir que la exuberancia de la ciudad corrió por mis venas. Es un lugar exótico y fenomenal donde los orígenes de nuestras civilizaciones están en todos lados. Pero al mismo tiempo, me sentía extranjero y ajeno totalmente a mi cultura. Yo era muy pequeño cuando nos mudamos, y mi madre, que es inglesa, y mi padre nunca regresaron ni hablaron mucho de la cultura egipcia, por lo que nunca aprendí árabe. Pero soy mitad inglés y pasé muchos años más en Inglaterra, Canadá y los Estados Unidos que en Egipto.



¿Cuál es la idea más equivocada que has escuchado acerca de Karim Rashid?

Probablemente, la idea más equivocada sobre mí es que soy arrogante y tengo un gran ego. Cuando las empresas me conocen y trabajan conmigo, al igual que el público y la prensa, todos coinciden en que soy una persona con los pies en el suelo. Y es que soy virgo… ¡un signo de tierra!

Desde tu perspectiva de diseñador, ¿cuál es tu ciudad favorita y por qué?

Todas las ciudades tienen muchas cosas increíbles que ofrecer, pero al mismo tiempo siento que solo pocas ciudades están bien diseñadas y muchas tiene problemas de tráfico, mucha contaminación visual y física, problemas de señalética, problemas de estacionamiento, caos, basura, etc., así que no hay ciudad perfecta o mi favorita, pero nombraré algunas ciudades que me gustan mucho por su energía, cultura, progreso y orden: Estocolmo, Milán, Shanghái, Moscú, Tokio, Londres, Bucarest, Copenhague y Toronto (lo siento, no quise ofender a nadie).



Háblanos de tu relación con BoConcept

Excelente. Me encanta trabajar con ustedes. En BoConcept, todos comparten mi deseo de construir mobiliario de calidad que conecte con las emociones de las personas, que sea práctico, cómodo, útil y, aun así, innovador.

¿De dónde sacaste la inspiración para la premiada colección Ottawa y su nueva adición, el sofá Ottawa?

Diseñé la colección Ottawa de acuerdo con mi filosofía del minimalismo sensual (quería que fuese suave, cómoda, humana, con carácter pero sencilla). Creé la colección de sofás Ottawa para satisfacer mis propias necesidades. Yo también soy consumidor y viajo constantemente; siempre tengo reuniones en espacios públicos, lobbies de hotel o cafeterías, o en las salas de ventas de los clientes. Es increíble darse cuenta de lo mal planeado que está el condicionamiento de muchos espacios tanto públicos como privados. Los asientos de los hoteles se colocan siempre muy distantes entre sí, separados por gigantescas mesas de centro. Es imposible comunicarme con alguien a metro y medio de distancia, y con una enorme mesa modernista de por medio. Debería haber una sensación de intimidad. Al mismo tiempo, sin embargo, tendrías que poder tener privacidad de sobra y trabajar en tu propio mundo. Necesitaba que la colección fuera completamente reconfigurable y escalable para todas las necesidades.



El lanzamiento de la primera parte de la colección Ottawa sucedió al mismo tiempo del nacimiento de tu hija. ¿Cómo te ha impactado la paternidad en la forma de diseñar?

Somos muy honestos con mi hija. Tal vez esa honestidad está también implícita en mis diseños. Constantemente le estoy enseñando cómo dibujar, le he enseñado lo que es la muerte y que los fantasmas, monstruos y brujas no existen y que Santa Claus no existe y que todos esos cuentos de príncipes y princesas son muy viejos y que una mujer hoy en día debe aspirar a contribuir al mundo y no esperar que la felicidad venga de un "príncipe". Ella es muy inteligente y curiosa. Es fascinante ver la vida a través de sus ojos. Aprendo mucho de ella. Tratamos de mostrarle muchas cosas hermosas e inspiradoras, como mi padre hizo conmigo. Me encanta compartir con ella mi felicidad al dibujar y diseñar. Junto con mi esposa y mi hija visitamos museos, galerías, sitios reconocidos mundialmente por su arquitectura. Hace poco la llevamos al nuevo Oculus del arquitecto Santiago Calatrava y al MoMA.

¿Cómo concibes el futuro del diseño de mobiliario?

El verdadero futuro es tener menos. Menos pero mejor.



La revista Time te describió como "el diseñador industrial más famoso de América" y "el príncipe del plástico". ¿Cómo te describes en una frase?

Soy un FORJADOR CULTURAL, diseñador, artista, inconformista, perfeccionista y contemporáneo, al menos esas son mis aspiraciones en la vida. También soy impaciente, trabajador, positivo, amoroso, generoso, amable y exigente.

Con el nuevo sofá Ottawa obtendrás exactamente lo que quieres. Las posibilidades son ilimitadas, gracias a sus 10 módulos diferentes disponibles en diferentes colores y telas. Personalízalo y acomoda los módulos para que se ajusten a tu estilo y crea tu propio diseño.

Con sus más de 20 años de experiencia, el gerente de producto, Anders Debel Hansen, nos habla de los retos que implica desarrollar productos para espacios pequeños, da consejos para
quienes estén dando el paso hacia este tipo de espacio y revela qué nuevos productos deberías añadir a tu lista de deseos.