Brown velvet bed

Dormitorios con hygge: crear un escape de comodidad

Imagina una tranquila mañana de domingo con el desayuno en la cama y un libro con el cual recostarte después. Esa opulenta sensación de comodidad e intimidad es el alma de un dormitorio con hygge. Es un lugar para escapar de tu ajetreada vida en reconfortante privacidad o intimidad con tus seres amados. Cuando entras en un dormitorio con hygge, sientes que el espacio te envuelve como un cálido abrazo en una noche fría.

¿Te agrada lo que lees? Así es como puedes crear tu propio santuario hygge.

Colores relajantes

Antes de seleccionar muebles o accesorios para crear un espacio hygge en tu dormitorio, elige un esquema de colores que te resulte atractivo. Se sabe que los grises suaves, los azules profundos, los tonos crema y los colores pastel tienen una influencia tranquilizadora e invitan a la introspección y a la relajación absoluta.

Ya que este es un lugar para el descanso y deleite de tu cuerpo, mente y alma, dales a tus ojos una merecida pausa de los estímulos eligiendo solo dos o tres combinaciones de colores sobre un fondo neutro. El resultado final puede parecerse a una habitación con paredes blancas, muebles tapizados en gris y accesorios en un tono pastel.

Brown velvet bed and matching pillows

Muebles inspirados por el hygge

El hygge en tu habitación gira en torno a la cama, en donde puedes disfrutar de una taza de chocolate caliente, pasar tiempo con tu pareja o quedarte profundamente dormido envuelto en una afelpada manta. La cama Lugano añade sofisticación y tradición a la relajación con una acolchonada cabecera y una estructura de madera de líneas limpias. Para un look moderno, la cama Gent propicia la serenidad incorporando una enorme y suave cabecera y espacio de almacenamiento debajo del marco de la cama para reducir el desorden.

Para el tapizado, considera una espléndida tela Lux Felt en tonos grises o azules, o una suave piel negra. Añade algunas mantas o cojines para dar un toque de textura, una nota de color o una pizca de suntuosidad. Elige una mesa de noche de diseño exclusivo como Basel, cuya belleza natural no podrá pasar inadvertida.

El banco London es otro artículo que no puede faltar en tu dormitorio. Colócalo al pie de tu cama y lo amarás como lugar de descanso para ti y tus libros. Los muebles inspirados por el hygge, además de aportar una sensación de confort y estilo a tu dormitorio, te dejan espacio en abundancia para respirar.

Explora las camas

Iluminación ambiental y accesorios

Para comenzar el día con tranquilidad, un poco de luz solar y una vista al exterior desde tu dormitorio te ayudan a permanecer en conexión con la naturaleza. Saca el máximo provecho de la luz natural realzando tus ventanas con rincones de lectura, o colocando un escritorio o butaca en una zona desde donde disfrutarás de la vista. Por la noche, una iluminación suave te relaja hasta alcanzar el maravilloso estado hygge. Las lámparas de piso y de mesa alumbran desde distintos ángulos, creando una atmósfera llena de contraste, misterio y calidez. Naturalmente, las velas son una excelente manera de iluminar tu refugio hygge.

Un toque personal es también un elemento hygge que te brinda felicidad, ya sea evocando hermosos recuerdos o expresiones artísticas. Puedes crear focos de atención simples y ordenados para exponer tus portarretratos, recuerdos de viajes, libros y esculturas. O quizá prefieras colocar un jarrón con tus flores favoritas en una mesa de noche o en el borde de la ventana.

Si la base de tu cama es de madera, un tapete afelpado será el complemento ideal para añadir calidez, color y textura al instante. Al recorrer la habitación con la vista, pregúntate cómo podrías mantener la simplicidad y quietud del espacio, y al mismo tiempo hacerlo más confortable y cálido. Cualquier cosa que para ti signifique serenidad, satisfacción e intimidad merece un lugar en tu santuario hygge.

Explora los accesorios

Explora otros momentos hygge

 

el dormitorio el comedor la sala aire libre

 

PRO1A